Hay casos en los que las crisis se originan en una parte de cerebro que se puede tratar con cirugía en lugar de fármacos. Cuando los medicamentos no logran controlar con totalidad las crisis y, si se han probado diferentes antiepilépticos sin resultado, es posible que el médico se plantee realizar una operación. La cirugía también es una opción recorrida para eliminar la causa de las crisis, por ejemplo, un tumor cerebral. A día de hoy, son muy pocos pacientes los que pueden beneficiarse de este tratamiento alternativo.
 
Si jo puc, tu també #epilep